Cambie el tamaño del texto

Política Datos D

Blog Las Américas Auna

Este es un espacio en el que podrás conocer información de interés general sobre salud, de la mano de expertos, para que resuelvas todas tus dudas.

Así mismo, queremos informar a todos nuestros usuarios, empleados, socios y comunidad en general, para que mes a mes cuenten con artículos sobre promoción y prevención de la diferentes enfermedades. 

#CuidamosLaVidaACadaInstante 

 

Anticuerpos IgG contra el virus SARS COV-2 Covid-19, La importancia de tener la mejor prueba disponible

Dra. Tania Casanova Rangel, Directora médica de Laboratorios Las Américas Auna en colaboración: Dr. Juan Gonzalo Meza Monsalve, pediatra infectólogo Clínica Las Américas Auna

martes, 1 de junio de 2021/Categories: Conexión Las Américas, Blog


 

Con más de 3.294.000 de casos confirmados hasta la fecha en Colombia, de los cuales el 15% (526.190 personas contagiadas) corresponden a Antioquia, y con una letalidad en nuestra región del 2,2% (11.637 personas fallecidas), la pandemia del SARS-CoV-2 o Covid-19 ha obligado a mantener hasta hoy las medidas de emergencia sanitaria decretadas desde su inicio en marzo del 2020. La ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) que por varias semanas se mantiene por encima del 95% en Medellín y Antioquia, justifica de lejos estas medidas y además hace imprescindible continuar con las actividades de prevención de la trasmisión de la enfermedad. El distanciamiento social, el uso correcto del tapabocas, el lavado frecuente de las manos y la ventilación adecuada de espacios comunes, han demostrado ser útiles en la reducción del contagio de Covid-19, que puede llegar a ser mortal para personas de todas las edades y especialmente aquellas con factores de riesgo y comorbilidades asociadas.

Del avance de la vacunación ha surgido la esperanza, si no inmediata, al menos posible a mediano plazo, para normalizar las actividades de la región y el país y reducir el impacto de la enfermedad en todos los aspectos, pero especialmente en la salud de la comunidad.

En la progresión de la pandemia en el País las pruebas de laboratorio han sido de suma importancia en todas sus etapas, desde su detección temprana, el seguimiento epidemiológico y el diagnóstico adecuado, hasta constituirse en una valiosa guía para la toma de decisiones de los médicos en procura de un adecuado manejo de cada paciente.

Es imprescindible tener a nuestro alcance unas buenas pruebas de laboratorio que nos sirvan de apoyo y es indispensable conocer su utilidad, sus limitaciones y saber interpretar los resultados de la manera correcta. Una buena prueba de laboratorio en el momento preciso hace la diferencia cuando se trata de asumir una apropiada decisión médica, sin embargo, la utilidad de las pruebas de laboratorio está atada a la evaluación médica y su interpretación aislada les resta valor.

En el marco del proceso de vacunación, hay un resurgimiento de las pruebas de determinación de anticuerpos IgG para SARS-CoV-2, que ahora, automatizadas, precisas y mucho más confiables que aquellas que se aplicaron al inicio de la pandemia, nos pueden dar una información útil que debe ser interpretada, como ya lo mencionamos, dentro de un buen ejercicio asistencial de evaluación del paciente.

Recordemos que los anticuerpos se desarrollan en el organismo al contacto con el virus. En este caso y el de varios otros virus, son de especial interés los IgM que implican contacto reciente y los IgG que implican una respuesta más tardía, en referencia a la “huella” que nos deja la enfermedad (o la vacuna) y que de alguna forma permite que reconozcamos el virus si vuelve a aparecer. Como se dijo desde el inicio, las pruebas para la detección de estos anticuerpos (IgG e IgM para SARS-CoV-2) no son en ningún caso diagnósticas y solo deben ser usadas para efectos epidemiológicos o de seguimiento de poblaciones y pacientes específicos. Se sabe que la IgM se positiviza alrededor del día 7 de la infección y llega a su mayor expresión a partir del día 12 al 14 y se ha encontrado difícil su interpretación dado que su presentación en los pacientes es variable. Por otra parte, la IgG aparece alrededor del día 10 de la presentación de los síntomas y luego del día 14 del contacto, llegando a su mayor expresión a partir del día 15 a 20. Actualmente en el país hay varias opciones de pruebas para detectar los anticuerpos IgG para SARS-CoV-2.

En la selección de la prueba que decidimos implementar y en la que queremos profundizar en este espacio, intervinieron diferentes factores que vale la pena mencionar. La prueba verificada en Laboratorios Las Américas auna se realiza por la metodología de inmunoanálisis quimioluminiscente y para ello se usa un equipo automatizado que genera el resultado en máximo 3 horas. Tiene una sensibilidad y especificidad mayor al 98%, lo que se debe a que está dirigida a la identificación de varios de los targets (blancos o epítopes) de la proteína Spike (espiga) de SARS-CoV-2 (Covid-19) Esta misma proteína es la que se une a las células del huésped (paciente) al momento de la infección y así se diseñaron algunas de las vacunas que actualmente se están aplicando en el país, de modo que el organismo de la persona vacunada realice actividades de reconocimiento y “defensa” contra la enfermedad. Es así como, aunque la vacunación no garantiza que la infección por SARS-CoV-2 deje de darse, estas actividades de reconocimiento activan el proceso inmune con sus diferentes vías y reducen en porcentajes variables, según la vacuna y otros factores, la aparición de condiciones graves, hospitalización y muerte.

Al definir la implementación de esta prueba de detección de anticuerpos IgG contra el SARS-CoV-2 nos pareció importante  que se le comparó con la técnica  de micro neutralización en placa, que es lo que se conoce como “gold standard”, es decir, la más precisa en la detección de anticuerpos protectores o neutralizantes, cuya aplicación se realiza solo en laboratorios de investigación y que de manera simplificada lo que  hace  es un conteo de aquellas células del paciente que se pueden “defender” contra la entrada del virus, mediante la determinación de la reacción antígeno anticuerpo, lo que  evidencia que efectivamente han generado los llamados anticuerpos neutralizantes.

Esta prueba se considera positiva cuando el valor reportado de IgG es superior a 15 UA (unidades de absorbancia). Aunque se han evidenciado resultados positivos variables dependiendo de si el paciente cursó con infección por SARS-CoV-2 previamente o ha sido vacunado, los estudios para determinar a partir de qué nivel realmente se trata de anticuerpos neutralizantes o protectores están en curso y no se conoce por ahora un cifra concluyente definitiva, por lo que su positividad no debe desestimular el uso de las medidas de protección del contagio que ya mencionamos, ni generar la idea de una falsa seguridad ante la infección. 

Lo anterior se refuerza al anotar que, dentro de la complejidad del proceso inmune contra el virus, que es variado y mediado por múltiples vías, la generación de las “defensas” o protección resultante de la vacunación aún están en estudio y se conoce que es dependiente de factores propios del individuo y del ambiente. Las conclusiones que parcialmente se han presentado ofrecen niveles de protección diferentes determinados, como ya lo dijimos, por varios de estos factores y el tipo de vacuna que se le suministró al paciente.

Es por esto que todavía no se puede afirmar con seguridad que la presencia de un nivel determinado de anticuerpos IgG sea garantía de que la persona esté protegida o por el contrario un nivel bajo sea evidencia de falta de protección. Solo cuando los estudios de seroprevalencia y efectividad de la vacunación se completen se sabrá en qué punto realmente se está protegido dado que por su complejidad la realización de pruebas de micro neutralización en placa de manera masiva no es viable.


Retomemos las más importantes conclusiones:

  • Colombia y nuestra región Antioquia, continúan con un número de casos importante de contagios de SARS-CoV-2, con un alto nivel de ocupación de las UCI y en emergencia sanitaria por lo que no es prudente bajar la guardia, se debe continuar con las medidas de protección del contagio.
  • El progreso de la vacunación genera esperanza, pero no seguridad. Por lo que a pesar de estar vacunados todos debemos continuar usando el tapabocas de manera adecuada, manteniendo el distanciamiento social y realizando el lavado frecuente de manos.
  • La detección de anticuerpos IgG contra SARS-CoV-2, ahora con pruebas con metodologías automatizadas y mucho más confiables, sigue teniendo unas indicaciones precisas y sus resultados deben ser interpretados en el contexto propio de cada paciente y dentro de la evaluación o consejería de personal médico de modo que su utilidad sea realmente aprovechada.
  • El proceso inmune de cada individuo y su presentación  ante la vacunación es complejo y dependiente de múltiples factores y no solo mediado por la generación de anticuerpos.
  • Aunque no se conoce el nivel en el cual los anticuerpos IgG generan protección contra el Covid-19, es ideal contar con opciones diagnósticas lo más precisas posibles de modo que la información que se obtenga de ellas pueda ser adecuadamente utilizada para el seguimiento de cada caso particular.
  • Es seguro que próximamente los estudios de seroprevalencia y de seguimiento de efectividad de las vacunas nos darán mayor información acerca de la generación de “defensas” y “protección” contra el virus. Cuando esto ocurra tener disponible la mejor prueba, la más sensible y específica posible, hará la diferencia en obtener resultados útiles para la toma de decisiones en el contexto de la pandemia por el SARS-CoV-2 y el avance de la vacunación contra esta enfermedad.

Vea más información sobre las pruebas disponibles en

 https://laboratoriomedico.lasamericas.com.co/Pacientes-y-visitantes/Pruebas-Covid-19

Use nuestro servicio gratuito de asesoría a resultados para anticuerpos IgG conta covid*

*Aplican condiciones y restricciones

 

Bibliografía

 

 

Print

Number of views (62)/Comments (0)

Theme picker